Se inicia el cierre de puertas, si es músico por favor quédese afuera

ImagenPor Constanza Salazar San Martín

En la página oficial de Metro de Santiago es posible apreciar una sección llamada “Metro Cultura”, la que,  tras leer el reglamento de esta empresa, me resulta irónica y burlesca. Es más, la considero una falta de respeto para lo que los chilenos creemos que es “DEMOCRACIA”.

El artículo 2° del Decreto N°910 del Ministerio de Obras Públicas es la base de las normativas de Metro y en una de ellas dice que los pasajeros que lo utilicen  deben evitar realizar actos que perjudiquen el buen servicio, como utilizar Metro de cualquier forma que genere incomodidades y molestias.

Este artículo es el causante de que miles de artistas callejeros, principalmente músicos, sean echados fuera de las estaciones mientras realizan su trabajo e imparten cultura, sea trayendo fragmentos de Tchaikovski, los cuales son muy caros e inaccesibles para ir a escucharlos al Teatro Municipal, o esparciendo crítica y acción social como lo hacen algunos raperos, quienes asumen en cierta medida el rol de comunicadores sociales, algo que los medios no fomentan.

La excusa de los guardias -muchos están en desacuerdo con sacar a estos artistas- es que los mandan y les ordenan que expulsen a los músicos, porque hay gente que llama al número de reclamos de Metro para quejarse. En uno de mis viajes por los carros pregunté a alrededor de 15 personas si le molestaba o perturbaba el que los músicos se subieran a tocar y todos dijeron que no, sin embargo una mujer comentó que en algunas ocasiones contadas habían personas que llamaban al número de reclamos, pero eran muy pocas.

Me pregunto dos cosas: primero, si la democracia tiene relación con tomar una decisión sobre la base de lo que la mayoría desea ¿existe democracia en el Metro? Evidentemente NO. Segundo, si Metro se jacta de promover la cultura, ¿por qué no toma medidas de apoyo a estos artistas que muchas veces nos ensalzan con su alegría como una gota de agua fresca en el desierto de la frustración que genera nuestro “amado” capitalismo?

El Estado tampoco hace mucho por promover la cultura ni  por entregarle herramientas a ella para que  la ciudadanía la deleite. Menos aún se esmera por dar una solución a la situación que viven día a día estos artistas marginados por la elite o los conservatorios de música. No hay campo laboral para los músicos callejeros y los caminos que ellos se abren son constantemente cerrados por reglas tan absurdas como las de Metro.

Ciudadanos, ejerzan sus derechos y opiniones, defiendan su derecho a crear y recibir expresiones culturales. Si tiene alguna duda lean el burlesco reglamento de Metro que está publicado en cada estación. Cuestiónese, enójese, opine, proteja sus ideas y el “arte kapital”, pero, sobre todo haga, realice acción; ése es el primer paso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s