Macramé: La acción social es un nudo entre la cultura y el arte

Imagen  El macramé es un tejido que basa su estructura en nudos firmes y fuertes. En la comuna de La Pintana es una escuela de circo que a través del arte enlaza a diferentes niños en riesgo social, de manera que se teja una red cultural entre ellos que les permita ver más allá de la población y sus trabas de violencia, delincuencia y drogas.

Por Constaza Salazar San Martín

En Chile las medidas para detener el círculo de la pobreza y las drogas en niños con riesgo social se limitan a los talleres extra programáticos que ofreció alguna vez la errante Jornada Escolar Completa. Frente al ineficaz actuar Estatal en materias de crecimiento cultural muchos jóvenes, voluntariamente han tomado esta  responsabilidad, usando como herramienta el arte y la cultura

Son las 17:30 hrs y en una sede de la junta de vecinos de la comuna de La Pintana 12 niños y niñas de diferentes edades  juegan con una serie de artefactos circenses. Son los alumnos de la Escuela de Circo Macramé, en funcionamiento desde inicios del año pasado. Sus tutores o “tíos” como son llamados por los niños, son jóvenes de entre 16 y 26 años, que reparten su tiempo entre estudios y acción social.

-Tío Saúl, ¿quiere cubo?- pregunta a su tutor un chico de unos 9 años- cómaselo no más- dice el niño en un tono característico de los sectores santiaguinos que se ocultan en las guías turísticas

El “tío”, un joven de 20 años, estudiante de diseño industrial de la UTEM, que utiliza el pelo verde y un atuendo semi deportivo, polera musculosa blanca y pantalón de tela negro, mira la bolsita de leche chocolate congelada a medio comer y la acepta.

A las 17:45 la estructura metálica para colgar los trapecios, la tela y el aro aún no está armada, yace en el suelo, pero un niño de aproximadamente seis años, en actitud de ansiedad trae presurosamente la tela azul para colgarla, la razón de su entusiasmo radica en que quiere practicar mucho porque el sábado harán una presentación frente a la comunidad, ya que necesitan juntar los fondos para ir a la convención infantil de circo, ante esto los “tíos” comienzan a atar las lingas para levantarla y empezar las clases circenses.

Poco a poco comienzan a llegar más niños, alrededor de 20, y presurosamente entre risas, bromas e incluso más de un insulto y unos garabatos inician sus prácticas utilizando las pelotas y objetos para hacer malabares, en otra zona de la cancha un grupo de niñas intenta adquirir destreza en el arte de las banderas, las cuales son de colores brillantes, fucsias, verdes, naranjas y azules, otros niños saltan en un pequeño trampolín con el deseo de aprender a hacer piruetas y luego, caen en un pequeño rebote sobre un viejo y polvoriento colchón (a falta de una colchoneta bien implementada).

De colonia a escuela

La escuela de Circo Macramé se inició como un tipo de colonias de verano, la cual tuvo una duración de cinco días con una presentación para concluirla. El taller se prolongó por el bienestar que generó a la comunidad, donde el tráfico, la violencia física y verbal, y las balaceras son el ambiente más cotidiano donde los niños se desenvuelven fuera del colegio.

“Este espacio que generamos para los niños fuera del espacio escolar es muy importante, ya que muchos de los chiquillos tienen dos alternativas- señala Arturo, uno de los tutores- o viven encerrados en su casa, y muchos papás optan por dejarlos encerrados por los peligros que hay en el ambiente, o se exponen a crecer en la calle”.

Arturo es un joven de unos 26 años, usa el pelo hasta los hombros, lo interesante es que  por un lado es parte de los alumnos y por otro tutor, el confesó que la mayor parte del tiempo no puede subirse al trapecio, porque le da prioridad a los niños, así que prefiere enseñar y apoyar al equipo.

Catalina y Felipe son otros tíos, ella tiene aproximadamente 16 años, su pelo es castaño claro y lo usa largo, viste un pantalón de lino ancho y bombacho azul y una polera simple, le enseña a las niñas a utilizar las banderas y el aro. Felipe es su pololo, su edad aproximada  es de 17 años, sencillo en vestuario se especializa en la instrucción de piruetas y malabares.

Alrededor de las 18:00 hrs llega Vanessa, una joven de 22 años con un carisma algo maternal, estudiante de arte, junto con Saúl, su pololo, enseñan a los niños el arte del trapecio. En cuanto ella entra a la cancha, una pequeña en un gesto de mucho cariño la abraza de manera efusiva y a los segundos  llegan más niñas que entre preguntas de todo tipo  reclaman su atención, e incluso Ashley, una niña de unos 5 años,  rubia y algo despeinada, le muestra sus zapatos con los cordones desabrochados para que se los ate.

De un momento a otro se oye un tumulto dentro de la cancha, garabatos iban y venían desde el extremo sur de esta, hay una pelea entre unos niños de la escuela y otros de la calle que simplemente finaliza entre una sarta de groserías

¿Qué pasó?- pregunta Vanessa en un tono de reprendimiento y preocupación.

-¡Nah… se pusieron a pelear, el Rubén con no sé quién!- expresó uno de los niños en tono de acusación

Rubén es un niño algo robusto, al que constantemente sus pares molestan por su condición física (tal vez por esto reacciona con violencia), sin embargo, ante un panorama de conflicto, Saúl opta por reprender su actitud de violencia diciéndole que si vuelve a pelear no va a presentar en el acto del día sábado, lo cual deja al chico en silencio y sin ganas de seguir peleando. “Porque aquí, la presentación es un acontecimiento muy importante” dice Saúl, ahora hay que empezar la clase antes que se pongan a pelear nuevamente expresó el joven.

La clase inició cerca de las 18:30, con un  pequeño calentamiento físico que los tutores les indicaron a los alumnos hacer, luego el grupo se dividió en tres partes, banderas, piruetas y malabares y estructura (trapecio, aro y tela).

La jornada transcurre con total normalidad, los niños a veces pelean entre sí, pero rápidamente olvidan sus discusiones a la hora de saltar en el trampolín o subir a la tela.  Arturo señala que si bien no es posible medir con exactitud el aporte que la cultura y arte circense tiene en los niños de esta zona de la Pintana, si existen cambios evidentes, ellos se vuelven más perseverantes y entienden que el trabajo en equipo es importante, independientemente de las diferencias que puedan tener con sus compañeros deben estar unidos si tienen un proyecto en común, se les enseña una metodología de trabajo que no sólo practican en el taller, sino que la ponen en práctica en diversos ámbitos de su vida.

Los cambios, según Arturo también tienen relación con la autoestima y valoración que estos chicos tienen de sí mismos y la que tiene su entorno sobre ellos, los jóvenes tutores intentan entregarles a estos niños un espacio donde se les valore y desarrollen sus habilidades, para que así se sientan importantes.

“Una de las cosas más choras que he visto es el caso de una chiquilla que era muy poco valorada en su hogar- comenta el tutor- una vez fuimos a buscarla y la mamá la estaba agarrando a chuchás, siento como que la actitud de la mamá y su mirada hacia la niña ahora que participa, y es una de las chiquillas más talentosas que tenemos en la escuela, es distinta, definitivamente la ve como una artista. Hay una valoración de parte de un adulto hacia un niño.”

La jornada finalizó hacia las 20:00 horas, entre todos guardaron los artefactos y desarmaron la estructura, y antes de retirarse un niño le dice a sus tíos: “Tíos, ¿vamos a incluir piruetas en la presentación? Es que el José y yo hemos practicado”. Los tíos se miran entre sí y Felipe rápidamente con una sonrisa le responde que sí, que improvisarán algo aunque no estaba en el programa.

La Escuela de Circo Macramé es una organización sin fines de lucro, y como se describe en su página de facebook es una “Escuela de Circo para niños, niñas y jóvenes, abriendo espacios para hacer realidad el derecho a una participación protagónica” https://www.facebook.com/circomacrame

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s