El honor de Chile en Guadalajara


banner_fil_2012

Por Tamara Marambio

La XXVI edición de la Feria Internacional del Libro, que comenzó el 24 de noviembre y se extendió hasta el 2 de diciembre, se llevó a cabo en Guadalajara (oeste de México) y contó con Chile como país invitado de honor. No es la primera vez que gozamos de esta categoría. En el año 1999 Chile también disfrutó de esta agradable condición al ser recibido con honores en Guadalajara.
Pero usted se preguntará ¿por qué Chile? Según el sitio web oficial de la FIL 2012, “la participación de Chile en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara refuerza los vínculos y hermandad histórica de estas donaciones (Chile y México) al tiempo de ser una invitación a descubrir y conocer Chile en toda su complejidad y encanto”.
Y claro, Chile no desperdició semejante vitrina internacional. El Ministerio de Cultura destinó dos millones de dólares en el certamen, los que se vieron reflejados en una enorme agenda cultural que trascendió el ámbito de la literatura, incluyendo tres obras de teatro y una de danza.
Entre los autores nacionales más reconocidos se encuentran los escritores Alberto Fuguet, Hernán Rivera Letelier, Raúl Zurita, Alejandro Zambra, Lina Meruane, Diego Zúñiga y Juan Pablo Roncone, y los hits de siempre: Marcela Serrano e Isabel Allende.
Además se realizó una exhibición de lo mejor y más representativo del cine nacional contemporáneo. Durante nueve noches los espectadores han podido disfrutar de las distintas miradas que confluyen actualmente entre los realizadores audiovisuales chilenos como lo son Violeta se fue a los cielos, Joven y Alocada o Nostalgia de la luz.
La música no quedó fuera. Se programaron nueve conciertos de renombrados artistas nacionales como Francisca Valenzuela, Javiera Mena, Los Búnkers y Los Jaivas.
Según el Ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke, este despliegue cultural le permitirá a Chile “mirarse a sí mismo, revisar y poder entender, desde la distancia que necesariamente implica este viaje, el momento cultural que el país vive”.
Pero ¿cuál es ese momento cultural que estamos viviendo? ¿Acaso usted lo ha notado? ¿Cómo podemos exportar una cultura que ni si quiera nosotros estamos consientes de que existe?
Sólo en el primer fin de semana, los stands chilenos vendieron 2.200 libros, equivalentes a una cifra que ronda los 18 millones de pesos, en el evento mexicano.
En Chile esa cantidad de libros, de autores nacionales, se vende en un año. ¿Por qué el producto nacional se valora mucho más afuera que en su lugar de origen?
Porque hace falta difusión, mayor publicidad a los escritores chilenos, mayor apoyo de parte de las autoridades. Tenemos que dejar de idolatrar lo extranjero, lo gringo o lo europeo. Las ventas que reflejó el Pabellón chileno en esta versión de la Feria del Libro son una demostración de la calidad de la literatura que hay en nuestro país.
Antes de pensar en venderle al mundo nuestra cultura, debemos acercarla al pueblo, a nuestra gente, a nuestros compatriotas, para que Chile se sienta orgulloso del éxito que tenemos afuera. Hay que partir por sentir y ser testigos de ese “momento cultural que está viviendo el país” antes de exportarlo a otras regiones del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s