Horacio Saavedra, mientras era candidato a concejal: “Estoy seguro de que puedo ser un aporte para Ñuñoa”

por Fabiola Guerra

El reconocido maestro Horacio Saavedra, ex director de la orquesta del Festival de Viña del Mar, en donde trabajó por 35 años, se encuentra actualmente incursionando en la política como candidato a concejal por la comuna de Ñuñoa. Con su baja estatura, que ha sido la razón de más de una broma a lo largo de su extensa carrera, y caminando a paso pausado, recorre la sede de la UDI en Providencia, que ha sido su lugar de reuniones desde que se aventuró en este terreno.

Aunque reconoce “ser una alternativa sin ser político”, asegura estar listo para demostrar que puede ser “un aporte” para la comuna, en la que proyecta sus aspiraciones en estas municipales.

Los años dedicados al trabajo musical hacen que el afamado director, que alguna vez fue uno de los iconos del certamen de Viña, tenga un especial interés en el tema cultural, al que considera como “un problema-país de educación”. Por ello se refiere de manera crítica a la cultura que se vive actualmente, confesando sin reparos que le da “mucha envidia mirar a los países de al lado que valoran a sus artistas y defienden su cultura nacional”.

Cree   que su trayectoria será beneficiosa para Ñuñoa porque le permitirá “abrir muchas puertas y conseguir auspicio, para darle más oportunidad a los jóvenes”. Considera que “el problema cultural es un problema-país, de educación, que tiene que ver con incentivar a la juventud y a los nuestros a preferir primero las cosas nacionales, aprender de nuestra música y de la cultura, porque en este momento para nadie es un secreto ni una novedad que todo lo de afuera es preferido a lo chileno”.

Saavedra piensa que basta ver las carteleras de los conciertos para evidenciar lo anterior. “Estamos llenos de extranjeros que se llevan toda la plata, no pagan impuesto y los chilenos no tienen cabida en ningún lado. La música es parte primordial de la cultura de un país, es la historia musical de Chile la que está en juego”, denuncia.

Sostiene que, por lo mismo, le da “mucha envidia mirar al lado, a Argentina, Perú o a Bolivia, porque ellos defienden su folclore y a sus artistas. No es un problema nada más que comunal, es un problema-país; indudablemente si yo soy elegido concejal me voy a enfocar mucho en esa parte”. Razones hay de sobra, cree: “Me llamó la atención el otro día, cuando fui a un concierto gratis de Roberto Bravo, tremendo músico y pianista de prestigio en todo el mundo, en el Teatro Municipal de Ñuñoa y no se llenó, siendo gratis. Yo no creo que sea falta de difusión”.

-Con su trayectoria, ¿en qué se vería beneficiada el área cultural de Ñuñoa si sale electo?

-El prestigio que tengo me va a hacer abrir muchas puertas, conseguir auspicio y ayudas para traer y darles más posibilidades a los jóvenes. El mayor crédito que puedo tener es la credibilidad, que abre muchas puertas con la gente que maneja los fondos, los empresarios. Estoy seguro de que puedo ser un aporte.

-¿Cree que existe alguna diferencia en el acceso a la cultura en Ñuñoa respecto de otras comunas de la capital?

-Hay municipalidades que obviamente tienen más recursos y otro nivel. Sería imposible comparar Ñuñoa con la municipalidad, por ejemplo, de Las Condes o de Vitacura, pero Ñuñoa tiene lo suyo, tiene una cantidad importante de ciudadanos y de recursos, aunque no son comparables. Providencia está enfocada a una cultura de la música más clásica, más de élite.

-¿Contempla promover proyectos, para que los estudiantes en los colegios puedan acceder a actividades culturales?

-Es importantísima la labor en los colegios, sobre todo aprovechando ahora la moda de los niños de estudiar y tocar. Está lleno de niños que les gusta tocar la batería, la guitarra y tienen sus bandas, pero desgraciadamente no hay donde mostrarlas. La televisión está dedicada a farándula y realyties, por lo que no hay cabida para profesionales ni menos para aficionados, entonces hay que crear espacios, aprovechar los que tiene la municipalidad para darle oportunidad a esta gente joven de que muestre lo que está haciendo, porque es una terapia increíble. Yo prefiero dos chiquillos tocando guitarra que cien vagando en la calle. Hay un potencial grande en la juventud, que está poco valorado.

-¿Existen las oportunidades en Ñuñoa para que los niños y jóvenes con talento salgan adelante?

-Ese es un tema complicado. Desde mi área me encanta que hayan escuelas y academias, pero la pregunta del año es estamos educando para que trabajen, pero  ¿en dónde? Me gusta que los niños tomen la música, pero no como una profesión, sino como hobby porque es positivo, pero proyectarlo como carrera es una mentira el hecho de ofrecer trabajo porque aquí no hay. Existe tanta dificultad y estamos tan atrasados en eso que, por ejemplo, para hacer música en un local en vivo la ley exige patente de cabaret. Esa es una ley del año de la pera y muy absurda, por ello estamos en esa pelea dura de cambiar esa ley y así abrir espacio y fuente de trabajo para músicos.

-¿Qué opina de la gestión del alcalde Pedro Sabat en cuanto a políticas culturales?

-Yo creo que Pedro lo ha hecho bien, pero cargado a la gente mayor, en lo que tiene razón porque la comuna tiene mucha gente adulta. Es increíble como la gente mayor valora el trabajo de Pedro de acercarlos a todo tipo de eventos, sacarlos a pasear .Estoy seguro que va a salir reelecto por eso, pero hay que acentuar que no se debe dejar de lado a la juventud, creo que merecen el mismo espacio y presupuesto no sólo en la música, sino también en la pintura y en todo tipo de arte.

-¿Su conexión con Ñuñoa se debe a que usted estudió música en esa comuna?

-Yo llegué del sur, de Pitrufquén a vivir a Ñuñoa, en los años sesenta y aquí estudie música con el maestro Luis Mella. Entonces tengo muchos recuerdos positivos de la comuna, por lo que me siento obligado a retribuir a la gente.

-Qué opina respecto de la cultura medioambiental en Ñuñoa, ¿hay conciencia?

– No hay la suficiente conciencia. No he recibido quejas o peticiones en ese ámbito. Si sé que hay un malestar general por la construcción de edificios, a la gente mayor sobre todo no le gusta que saquen sus casas y hagan edificios, sin embargo yo creo que tienen muchas ventajas, atraen más gente, más comercio. No podemos quedarnos atrás.

-¿Qué les diría a las personas que cuestionan su candidatura a concejal?, sobre todo a los jóvenes.

-Para ser concejal o querer participar cualquiera puede hacerlo. En el caso mío es agradecer a la gente por el cariño que me han dado en 45 años que he hecho música, que me han hecho un prestigio y respeto que se nota en la calle. No puedo entender a la juventud de hoy que se queja y reclama contra todo, y cuando está la instancia democrática en la que pueden participar y lograr un cambio no participan. Yo los invitaría a reflexionar sobre esta posibilidad de renovar a la gente política que esta tan desprestigiada; yo soy una alternativa sin ser político.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s