Miriam Bazaes: “Yo nací para esto”

Por Tamara Marambio.

La ex vicepresidenta nacional del Partido Por la Democracia (PPD) y ahora candidata a Alcaldesa por la comuna de Quilicura se sinceró en entrevista exclusiva con “Murmuralla”.

 

Eran las seis de la tarde en punto cuando la señora Miriam Bazaes llegó a su casa. En el frontis de ésta, un enorme cartel anunciaba su candidatura como Alcaldesa para la comuna en la que ha vivido durante 27 años.

–          Pasa niña, yo vengo altiro.

El lugar estaba decorado con muchos cuadros, todos muy llamativos, de vivos colores que daban a la casa una agradable sensación de calidez.

–          Ya. Permiso, no he podido fumarme un pucho en todo el día.

Miriam encendió un cigarrillo al mismo tiempo que tomó un libro de una pequeña mesa que se encontraba al lado del sillón.

–          Mira por si te interesa, yo soy panelista en la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal) desde hace cuatro años y escribí un artículo para éste libro “El Estado y las políticas públicas en América Latina”.

Y claro, su postulación para convertirse en Alcaldesa de Quilicura no era la primera incursión que Miriam tenía en el ámbito de la política. Comenzó siendo concejala de Quilicura  y, después de un tiempo, ocupó el cargo de vicepresidenta nacional del PPD en donde se encargó de atender las relaciones políticas internacionales para América Latina y el Caribe. Pero la historia comenzó mucho tiempo antes.

–          ¿Cómo se interesó por la política?

–          Desde siempre. A los nueve años tuve la oportunidad de vivir en Pocuro, un pueblo que está cercano a Los Andes, y viví en la casa donde había nacido don Pedro Aguirre Cerda, quien fuera Presidente de Chile después. En esa misma casa don Pedro había recibido a don Domingo Faustino Sarmiento, famoso ideólogo, pensador, educador que fue expulsado de Argentina en esa época por haber exigido su derecho de vivir en igualdad. En esa casa había placas recordatorias, hoy es una casa museo, y yo desde niña crecí mirando y preguntándome qué significaba eso y, cuando encontré respuesta, ya me había interesado la política. Tenía diez años.

–          Aaah el gusto viene desde chiquitita…

–          Sí…

–          Y ¿qué la motivó a ser primero concejala de Quilicura y, ahora, postularse para convertirse en Alcaldesa de la comuna?

–          Yo creo que la profunda vocación de servicio que se desarrolla en mi. Yo provengo de una familia, no de los pobres, sino de los desiguales de este país, porque tengo la más profunda convicción de que acá lo que hay es un problema de distribución de la riqueza y, por tanto, algunos quedamos en la desigualdad y en la falta de oportunidades. Yo fui parte de eso. Una vez superado eso desde el punto de vista intelectual, no alcancé a estudiar ni nada, me casé muy joven a los 17 años, a los 20 ya tenía hijos, me separé y me propuse salir adelante buscando oportunidades que, en Chile, hay muy pocas. Así es que esa carrera me costó mucho esfuerzo, mucho sacrificio, mucho trabajo, muchas renuncias en la vida personal y afectiva. Crie y eduqué a mis dos hijos sola y me eduqué yo también.

–          De ahí vienen entonces esas ganas de hacer algo por la gente…

–          De ahí que yo siempre digo “¡vamos que se puede!”, y ahí me interesé y dije “¿qué voy a hacer en la vida? ¿Voy a juntar lucas? ¿Voy a ser millonaria o qué? Y de pronto me di cuenta que ya tenía acumulado mucho tesoro en mí, desde el punto de vista del conocimiento. Y, por tanto, tomé la decisión de entregarlo a la gente, especialmente a las mujeres de mi comuna, y a los vecinos. Profunda vocación de servicio. Yo nací para esto.

–          ¿Hay algo específico que usted quiera cambiar en la comuna?

–          Claro, hay cosas que me preocupan, por ejemplo, me preocupa la conectividad. Los tacos son enormes, la gente está muy estresada porque para salir de la comuna, si trabajas a las ocho, tienes que levantarte a las cinco o a las seis de la mañana. Y para regresar es igual. Cuando tú anhelas llegar a la casa, tomarte un té calentito, llegas a la hora de la cena, con suerte. Ese es uno de los temas. Y lo otro que me preocupa mucho es trabajar en el tema de la delincuencia, que nos afecta tanto. Si bien es cierto que la delincuencia es un tema nacional, no es menos cierto que las autoridades locales tenemos muchas tareas que emprender en eso.

–          Y ¿cómo piensa atacar este problema?

–          Principalmente en tres ámbitos. En el ámbito del trabajo comunitario compartido, de la socialización del problema con la comunidad, y sensibilizar a la gente. La delincuencia es el resultado del alcoholismo y las drogas, que traen consigo frustraciones, las cuales desembocan en rabia y esto, por consiguiente, en violencia. Entonces creo que hay que trabajar en la rehabilitación, por lo cual me he planteado crear un centro de rehabilitación para enfermos en estado de drogadicción y alcoholismo. Por tanto en seguridad voy a trabajar en rehabilitación, también un poco en reprender el delito, en atacarlo, pero también voy a hacer partícipe de este problema a toda la comunidad de Quilicura.

–          Entonces usted va a atacar la causa y no la consecuencia del problema…

–          Exactamente, hay que trabajar mucho en las causas. Y ya a los que son una consecuencia y no tienen remedio hay que pararlos, decirles que no más. Se les acabó el recreo.

–          ¿Qué opina de la reputación que tiene Quilicura actualmente?

–          Es lamentable. Hoy día a Quilicura le dicen “Quilicuma”. Entonces yo creo que aquí hay una clara necesidad de la intervención en los barrios más afectados por estos fenómenos de parte del Ministerio del Interior. Tú ves que las intervenciones que se hicieron en La Victoria y en La Legua dieron resultados. Ya no se habla de esas comunas. Ahora se habla de Quilicura. Y por tanto, más que una opinión, tengo una profunda tristeza por lo que pasa y todos mis esfuerzos van a estar dirigidos a atacar este tema y, si bien es cierto que no podré hacer desaparecer la delincuencia, me he planteado derechamente bajar los índices de delincuencia en Quilicura.

–          Y en términos de políticas culturales para la comuna ¿hay algo que le interese hacer?

–          La cultura y las artes. Yo creo que a Quilicura le hace falta tener acceso con más igualdad a los privilegios que nos da hoy día el mundo de la cultura y las artes. Creo que en Quilicura debe volver a estar un pianista como Roberto Matta, deben estar grandes pintores como Matta, debemos tener a Siqueiros o a Llesamí, que son gestores culturales tremendos, con una tremenda convocatoria en la ciudadanía latinoamericana e internacional. Por otro lado, creo que voy a profundizar más las políticas culturales en el centro cultural. Quiero construir un gran anfiteatro y también pretendo generar por lo menos un par de estudios de grabación para los jóvenes talentos. Me he planteado generar un centro cultural de verdad que les permita desarrollar la cultura y las artes acá en Quilicura.

–          ¿Tiene pensado algún proyecto concreto, además de los que ya mencionó?

–          Bueno vamos a trabajar en los barrios, vamos a ver si logro convocar y enamorar a la ciudadanía y a los jóvenes para que hagamos murales un poco más artísticos, con más estatura en términos de calidad. Hay que ponerle color a Quilicura y yo creo que el color se lo ponen los artistas. Por otro lado, no hay que dejar de lado a los artesanos, a quienes también califico como artistas. Con la instalación del mall pretendo generar espacios para que nuestros artesanos puedan vender sus productos con la misma dignidad que lo hacen en el mall, ocupando los espacios públicos que van a estar bajo mi administración.

–          Como quilicurana ¿qué opina de la gestión que hizo el Alcalde Juan Carrasco en estos cuatro años?

–          Va a venir desde muy cerca pero como sé que esta es una entrevista seria, yo la califico como muy mala. La peor que yo pude haber visto durante el tiempo que he vivido en la comuna en términos de mal manejo presupuestario y de desorden administrativo, que además fue poco claro, cosas improvisadas más que nada. Juan ha entendido que la cultura son sólo shows. La cultura es mucho más que eso. Creo que lo peor que pudo hacer fue hacer tantas promesas. Nunca se construyó la comisaría, nunca se construyó la unidad policial para la PDI, nunca se construyó el registro civil. Esos recursos están ahí a la espera de que el municipio destine los terrenos para su ejecución. En educación, cinco mil niños han dejado los colegios municipalizados estos últimos años y eso es un tema grave. Con bastante seriedad, creo que ha sido la peor gestión. Él como persona es una buena persona pero para ser Alcalde no basta con ser buena persona. Hay que saber de administración pública.

–          ¿Algún mensaje que quiera entregar a la comunidad de Quilicura que va a votar el domingo?

–          Bueno decirles que este domingo 28 de octubre tengo la certeza de que voy a ser electa Alcaldesa de Quilicura. Decirle a la gente que vote tranquila, que yo represento a la mayoría silenciosa que está hoy día en Quilicura, pero que tengan la certeza y la seguridad de que seré una gran Alcaldesa para la comuna porque además tengo una nueva meta planteada en mi vida después de esto. Quiero convertirme en Senadora de la República, y para ser senadora tengo que ser la Alcaldesa de Chile, tengo que ser la mejor Alcaldesa. Y ese es un compromiso para mí, yo me lo he planteado para no andar haciéndole promesas a la gente. Trabajo, trabajo y efectividad, que es lo que más importa en este momento. Un saludo a todos los quilicuranos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s